PostHeaderIcon CREATIVIDAD 18

CREATIVIDAD 18

SOBRE MIGUEL HERNÁNDEZ

A propósito del término “creación”, sobre Miguel Hernández, escribió María Gracia Ifach en la Introducción de Antología (1960):

“El talento excepcional del muchacho pastor, junto a su facilidad creadora, fueron los principales cimientos de su edificio lírico, cuya armazón se asienta sobre una tremenda sensibilidad”.

Y en la poesía del propio Miguel encontramos este término significativamente usado:

“cunde la creación y se derrama

a mi mucha fatiga como un lecho”

(EL SILBO VULNERADO, 1934)

Y en UN RAYO QUE NO CESA, (1934-1935):

“Toda la creación busca pareja”

Sigue en VIENTOS DEL PUEBLO, (1937):

“La agonía de los bueyes

tiene pequeña la cara

la del animal varón

toda la creación agranda”

En A FEDERICO GARCÍA LORCA (1937):

“Muere un poeta y la creación se siente

herida y moribunda en las entrañas”

CANCIONER Y ROMANCERO DE AUSENCIAS, (1938- 1941):

“por haberme enamorado,

corazón sin corazón,

de las cosas, del aliento

sin sombra de la creación.”

CIEGO, (Poemas inéditos 1928-1941):

“Dios ha creado el mundo; tú lo vuelves

a crear a tu imagen.”

Y en HUERTO MIO:

“Paraiso local, creación postrera

si breve de mi casa”

DESPUÉS DE MIGUEL HERNÁNDEZ. UNA REFLEXIÓN

Lo que me sorprende de las veces que encontré el término creación en la edición de este libro sobre Miguel, (Losada, 1960) es lo perfectamente que encaja esta voz en su honda poesía. Hasta el punto de que llego a pensar que el propio relato de la biblia sobre la creación no puede desvincularse de la forma poética en su sentido.

¿CIUDADANOS O CLIENTES?

Con el término creación encontramos una voz que hoy aparece como si se hubiera filtrado en el discurso diario. Es como si se quisiera tratar de algo más que de producción en un anuncio. ¿Quiere recoger hoy la industria, o buscan los empresarios, ese halo de divinidad que históricamente llegaron a encarnar los artistas y que hoy se busca hurtarles a cambio de un sonoro título como profesionales a secas? ¿No estamos ante un significativo cambio sociológico que apunta a nuevas formas de dominio? Seguir los usos del término creación ¿podría darnos algunas pistas expresivas sobre la forma de nuestro tiempo?

Por ejemplo, leo en el Sur de Málaga, el sábado, 25/09/17:

“Creatividad y progreso enlatados….el empresario que revolucionó…la industria conservera”

Aparte de la originalidad de los anuncios publicitarios, ¿podría  ocurrir que con una clara perversión y voluntad de dominio la cuestión de nuestro tiempo fuese ya  la pregunta: “Ciudadanos o Clientes”? ¿No es este un contexto que protagoniza muchas veces con impunidad la política?

DINAMORFISMO FILOSOFICO

Volviendo al tema de Leonardo y su obra La Ultima Cena, por nuestra parte y dentro del Dinamorfismo Filosófico, se prefiere hablar ahora de “dinamismo formativo”.

LEONARDO DINAMORFISTA

Lo que podemos señalar como dinamismo formativo en Leonardo se constata al advertir que las descripciones preparatorias de Leonardo sobre su obra se corresponden de manera dispar con la representación final de los apóstoles de la Última Cena. Como ejemplo puede servirnos alguna relación de personajes: “Uno que estaba bebiendo deja la copa en su sitio y vuelve la cabeza hacia el orador. Otro con dedos encogidos y cejas dejadas se dirige a su vecino”.

Se trata de anotaciones que se encuentran en el Codice Forster  sin que ninguna de las figuras se ejecuten finalmente por Leonardo del modo descrito. Es un aspecto en el que se detiene Frank Zoller en su obra.

Advierto en el proceso artístico un juego de la libertad que conjuga saber con descubrimiento. ¿No comentó Picasso que él encontraba? No estaríamos ante meras ocurrencias ni caprichos sino ante el desvelamiento de lo esencial y el encuentro o la formación del sentido, aunque sea paradógicamente acentuando el sin sentido. Son aspectos que voy recogiendo en la perspectiva del Dinamorfismo en Arte.

HISTORIA DEL MOVIMIENTO

El tema del movimiento tan relevante en La Última Cena nos conduce hasta las dinámicas siluetas de cazadores  en las pinturas de las cavernas consideradas prehistóricas. La representación del movimiento con figuras perdurables y resistentes al cambio debió suponer un enigmático escenario para aquellas comunidades. ¿Es el movimiento una forma a priori de la sensibilidad? Es una tesis que ya expuse. ¿Está ya el paradógico Zenón en el horizonte? Pero en La Última Cena Leonardo busca ya representar el alma del movimiento para explicar su forma. Aunque aquellas figuras de animales  vivientes antes del sacrificio se transforman en La Última Cena para presentar dinámicamente al Hijo del Hombre como víctima de otro sacrificio nuevo y esperanzador al superar la traición. Aquí, la palabra es el sonido que da sentido al movimiento. ¿Es el Guernica la desintegración de la palabra con el explosivo grito? ¿Sigue el misterio cruzando la historia al ocultar su sentido? ¿Lo tiene?  ¿Hemos de dárselo?

UNA CRÓNICA PERSONAL

Al detenerme en este análisis de La Ultima Cena a la que llegué por el hilo del platonismo, advierto se trata de un icono que cruza mi biografía con distintos valores. Creo recordar que esta obra en una reproducción plateada y con metálico relieve presidía el clásico comedor que tenían mis padres. Pero en algún momento se prescindió de su presencia y desapareció no sé de qué manera. Los aires de modernidad que iban entrando en lo que todavía consideraba mi casa transformaban sus paredes con más tolerancia por parte de mi madre ya viuda que acierto por nuestra parte. ¡Tiempos nuevos y difíciles! Pero intensos. Lo cierto es que en algún momento decidí incorporar el recuerdo de aquella escena a mi universo plástico con una tinta sobre papel y unas figuras que de una forma muy ácrata pretendían evocar una estética románica. En realidad, el románico siempre me había emocionado de un modo especial, pero aquello era como el juego de un niño que rompe un juguete para descubrir su misterio. Una de mis hermanas en Madrid enmarcó aquella pintura para presidir su solemne comedor familiar. Pero a mis formas contestarías también les alcanza el juicio de la historia y el mío propio. Todo fluye.

GUILLERMO MENÉNDEZ DE LLANO MENÉNDEZ

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Jefe del Departamento de Arte y Filosofía

ASOCIACIÓN DE LAS ARTES VISUALES DE ASTURIAS


 

(C) 2010 Asociación de las Artes Visuales de Asturias. Términos y condiciones de uso