PostHeaderIcon CREATIVIDAD 16

CREATIVIDAD-16. UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO

Advierto que el término “creación”  sirve todavía para los estudiosos del arte en sus análisis. Por ejemplo, sobre Leonardo da Vinci, Christian Gálvez escribe:

“su mente era una olla a presión en cuanto a creatividad se refiere”. (2017, pág. 85).

Ahora, dirijo la mirada a los pies de las figuras que Leonardo pintó en su Última cena para advertir que su representación puede expresar un contraste significativo en el relato de este momento. Recordemos que la Última Cena fue ejecutada por Leonardo da Vinci entre 1495 y 1497.

EL LAVATORIO DE LOS PIES

Vimos que el evangelista Juan no recoge lo que en otros evangelios se llama conversión del pan y del vino; pero es muy llamativo que la última cena se inicie en su versión con el lavatorio de los pies -aunque otros evangelistas no se refieran a esto-  cuando al apelar Jesús a la búsqueda de la unidad señala que para llegar al  principio del todo es imprescindible reconocer lo que podría considerarse último. Los pies se ofrecen como el símbolo de esa ultimidad que ha de reconocerse en su “humildad” para acceder a la unidad y al principio de todo o infinito, y para lo que se requiere un cambio de atitud. Los pies serían la base de ese templo que parece el cuerpo elevándose hacia el infinito desde nuestro suelo. Aunque pienso que el reconocimiento del propio cuerpo más que como templo del espíritu ya es la misma forma del espíritu en la nueva perspectiva que se abre: “El Verbo se hizo carne”.

ENIGMÁTICO NUDO

Se ha señalado que el nudo en la esquina derecha del mantel tendría un sentido oculto, y que su mensaje cifrado significaría, por ejemplo, que hay una mujer sentada en la mesa. En el lado izquierdo del mantel podría verse también otro nudo. Ahora, propongo una lectura diferenciada sobre el sentido de estos nudos del mantel que Leonardo pintó colgando como indicadores del suelo para los pies:

La especificidad del espacio humano podría estar descubierta por ese nudo del mantel que pende en la esquina de la mesa para hablarnos del “peso” justamente como una tendencia hacia el suelo cuya superación al elevarse consigue el cuerpo desde y con los pies. Y es  que para reconocer el sentido de las cosas con la unidad sería preciso valorar lo último como lo primero. Esta actitud señalada de mutua atención quedaría abierta por el amor. ¿No reconocemos aquí un eco de Platón? Pero también se puede presentir la física de Aristóteles o la revolución copernicana.

Leonardo comprendió el relevante evangelio de Juan al pintar los pies de sus figuras, aunque tengamos que lamentar los daños sufridos  en su integridad: Varias inundaciones acaecidas en Milán contribuyeron al deterioro de la obra. También hubo la incorporación de una puerta en 1652 que cercenó los pies de varios personajes del mural. En 1797 un ejército francés utilizó la sala como establo deteriorando la pintura aún más.

Seleccionaré algún fragmento del evangelista Juan sobre este lavatorio:

“Sabiendo Jesús …que de Dios salió y a Dios iba, se levantó de la mesa…Luego, echó agua en un barreño y comenzó a lavar los pies de sus discípulos…Después…les dijo…si me habéis conocido a mí, conocéis también a mi Padre. Y desde ahora lo conocéis y lo veis…Vosotros estáis ya limpios por la palabra que os he dicho…Que todos…sean perfectos en la unidad…”

Tomemos nota también de algunos hechos significativos de la época:

-Recuperación de textos antiguos y los pensamientos de Platón (alrededor de 1463), traducidos por Marsilio Ficinio.

-Creación de la Inquisición en 1478

-Descubrimiento de América en 1492

-Copérnico escribe De revolutionibus orbium coelestium.

-Vinci. Primera etapa en Milan (1482-1499). Segunda etapa en Milán (1506-1513).

LEONARDO DINAMORFISTA

Si el Leonardo científico analiza los movimientos del agua, también utilizaba estas observaciones para realizar sus bocetos y crea, por ejemplo, las ondas de los mechones del pelo aplicando el movimiento del fluido a la oscilación del cabello. Se advirtió que  el movimiento dinámico de la superficie en el agua se parece al cabello en Leonardo. Haré otra observación:

La dinámica de la estructura compositiva del la  última cena ¿no es la de un remolino que se abre y se cierra desde el foco de la perspectiva a la altura de la cabeza central de Jesús? Las propias figuras de los apóstoles ¿no se agrupan en sus movimientos como si fueran empujadas por el dinamismo  de este movimiento circular de un remolino en el agua? ¿No es el remolino una metáfora del llamamiento a la unidad al tiempo que genera ondas expansivas de su voz? ¿No hay también algo de espejo en la forma de esta dinámica? La forma especular ya se advirtió en las figuras de Juan y de Jesús. Pero hasta cierto punto podemos ampliarla a la escena de todo el apostolado:

El grupo de la izquierda hacia el que Jesús vuelve en un momento la cabeza, se acerca a su figura, al tiempo que el primer conjunto de su derecha se abre al otro lado distanciándose del centro. También se advierte que empuja en un sentido contrario el grupo de tres apóstoles que figura en el extremo de la izquierda, mientras retorna en atención a la figura central de Jesús el que se ubica en el extremo de su derecha. Los cuerpos parecen distribuidos por la fuerza expansiva de un remolino que tal vez podamos reconocer con el dibujo de una espiral a partir del centro de la perspectiva.

CREATIVIDAD. VOZ DE NUESTRO TIEMPO

Que la creatividad sigue siendo una voz en nuestro tiempo no dejo de constatarlo: Recientemente, pude comprobarlo en la lectura del XI Semanal cuando publica:

“La creatividad ha sido la respuesta de Lisboa a la recesión”.

Un término que se puede advertir hasta en anuncios publicitarios, en una camioneta que cruza…

GUILLERMO MENÉNDEZ DE LLANO MENÉNDEZ

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Es Jefe del Departamento de Arte y Filosofía

ASOCIACIÓN DE LAS ARTES VISUALES DE ASTURIAS

 

(C) 2010 Asociación de las Artes Visuales de Asturias. Términos y condiciones de uso