PostHeaderIcon CREATIVIDAD 2

UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO. CREATIVIDAD-2

INTRODUCCIÓN

El filósofo aparece en Grecia como el nuevo poeta, y este será el contexto de los debates platónicos sobre la poesía. Platón buscaría recuperar el sentido de la poesía y de los poetas en una fase nueva y superior. En tal contexto diseña la figura del filósofo.

El filósofo sería en el platonismo un artista transfigurado por el soplo de la razón cuando la razón se descubre como la forma de la nueva inspiración, tal como recuerdo señala Platón en la República.

Advirtamos que el Ion se inicia con una discusión sobre la poesía. Estos debates siguen también en El Banquete y en Fedro. En el Banquete, el filósofo se convierte en poeta o el poeta en filósofo. Los contenidos poéticos son asumidos por la nueva reflexión al buscar dirigir la paideia, la cultura.

A propósito de la concepción del filósofo como artista, recojo un texto de Platón en el libro sexto de la República que acabo de leer:

“Pero si el pueblo llega a penetrarse una vez de la verdad que decimos de los filósofos ¿se irritará contra ellos, y rehusará creer con nosotros que un Estado no puede ser dichoso, a menos que el plan del mismo sea trazado por estos artistas según el modelo divino, que constantemente tienen a la vista?

CREATIVIDAD Y TRADICIONES

Con relación al tema de la creatividad, hay una cuestión sobre el relato bíblico que me gustaría comentar. Tal como suele entenderse, en la Biblia se representa a Dios creando el mundo de la nada como si fuese un mago que hiciera aparecer súbitamente algún objeto. Pero entiendo que cabe otra interpretación más próxima a la filosofía si se admite otro significado más profundo, y creo que más acertado del texto sagrado. Se trataría de señalar el universo como impregnado de divinidad desde el principio. ¿No es este el mejor significado del término “universo”? Estaríamos abordando la forma dinámica del universo. Este acto de “creación” según Tomás de Aquino, podría darse desde la eternidad. La aproximación al mundo heleno se hace casi explicita en esta reflexión. Y me viene a la memoria algo sobre Tales de Mileto, considerado el primer filósofo de la historia, que me resulta muy sugerente en este contexto cuando, por lo que recuerdo, afirma “todo está lleno de dioses”.

No se trata de identificar tradiciones distintas seguramente con intenciones y posibilidades también diferentes, pero no parece imposible vislumbrar cierta familiaridad en las raíces. Lo que sí sería deseable es que los actuales críticos del creacionismo desde supuestas teorías científico positivas no se refirieran a este tema con una simplicidad interpretativa que por su infantilismo parecería impropia de una inteligencia cultivada por el conocimiento científico.

VALOR PRIORITARIO DE LA PALABRA Y DEL ARTE

El poeta había formado parte del ideal griego, el fundamento de la ética y de las leyes, el símbolo que exigiría el esfuerzo de la inmortalidad en el nombre, en la mera palabra como substrato de la polis, de la vida en comunidad. La poesía había creado en cada momento la imagen espiritual del mundo que el hombre griego tendría que conquistar en su propia vida.

Cuando Heráclito presenta su pensamiento, huye del metro, pero su prosa guarda una estrecha relación con el lenguaje poético y se considera sabio, poeta para hacerse maestro y guía de la comunidad, intérprete de la palabra divina como los antiguos líricos Tampoco nos sorprenderá la expresión poética de Parménides.

La poesía para el alma griega había sido educadora, ley, representación de toda paideia.

El valor prioritario de la palabra recuerdo que se hace explícito en la República al señalar podemos nombrar todas las cosas, incluidas las del arte; pero la misma composición de las palabras requiere arte. ¿No entenderemos en tal dialéctica el protagonismo del poeta y la necesidad que tiene el filósofo de presentarse como poeta y consecuentemente como artista?

Citaré un texto de Platón en el libro tercero de la República o el Estado:

“Pero a la belleza del número, lo mismo que a la armonía, sigue de ordinario la belleza de la palabra, porque el número y la armonía están hechas para las palabras, y no las palabras para el número o la armonía.”

Pienso que aquí estamos ante un eje central de la filosofía platónica, y por nuestra parte asumimos el relieve de la palabra en el núcleo del Dinamorfismo Filosófico.

La relación que la palabra tiene con las formas artísticas, por ejemplo, de la representación plástica o escultórica, ofrece una perspectiva muy sugerente, porque aunque es cierto que las formas artísticas de lo que en la historia hemos llamado pintura, dibujo o es cultura, gozan de un plano autónomo, no es menos verdad que están dinámicamente abiertas a la palabra. No es casual que se escriba o se hable tanto, por ejemplo, de pintura, de dibujo o de escultura. Ningún arte está amenazado por la palabra cuando se prolonga y amplía en ella, con ella, y la misma palabra reclama arte para formarse.

CREACIÓN

Se advirtió que el singular mito de la creación del mundo expuesto en el Timeo prolonga sus raíces hasta la temprana obra de Platón. El tema mítico de la creación se pudo descubrir en el Protágoras. Recordemos aquel relato de Aristófenes apuntando a la unión del hombre con la construcción ordenada y divina del mundo. En la fantasía platónica parece estar desde el comienzo presente el mito de la creación. En el Fedro quedará completado el destino del alma humana como un miembro del Universo. El momento de la “creación” y el momento del mundo en Platón parecen mezclarse moderadamente en el mito de la creación del mundo. (Paul Friedländer, 1989). Ese mito recoge el contenido de la anterior filosofía de la Naturaleza, y así el pensamiento de Platón llegaría hasta el campo de las primeras especulaciones.

Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Artista Visual

Es Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

 

(C) 2010 Asociación de las Artes Visuales de Asturias. Términos y condiciones de uso